Las autoridades haitianas arrestaron a más personas por el asesinato del presidente Jovenel Moïse, allanaron la embajada de Taiwán donde se cree que varios sospechosos buscaron refugio, y detuvieron a dos haitiano-estadounidenses y varios exsoldados colombianos presuntamente vinculados al complot.

En total, se ha detenido a 17 sospechosos y se busca a otros ocho, informó el jefe de la Policía Nacional, Léon Charles. “Vamos a llevarlos ante la justicia”, agregó el funcionario, mientras los 17 sospechosos esposados se sentaron en el suelo durante una conferencia de prensa el jueves.

El descarado atentado contra Moïse en su casa la madrugada del miércoles, que también hirió de gravedad a su esposa, dejó atónita a una nación que ya se tambaleaba bajo la pobreza, la violencia generalizada y la inestabilidad política.

El primer ministro interino, Claude Joseph, quien se puso al frente del gobierno con el respaldo de la policía y el ejército, declaró un “estado de sitio” de dos semanas y pidió a la gente que regresara al trabajo y reabriera los negocios que cerraron en el normalmente bullicioso Puerto Príncipe; también ordenó la reapertura del aeropuerto internacional.

El gobierno de Colombia dijo que Haití le había preguntado sobre seis de los sospechosos, incluidos dos de los tres muertos, y determinó que eran miembros retirados de su ejército. Ofreció su total cooperación.

Muchas empresas de seguridad privadas en zonas de conflicto contratan a soldados colombianos entrenados en Estados Unidos son debido a su experiencia contra guerrillas y cárteles de la droga.

El Departamento de Estado de Estados Unidos indicó que estaba al tanto de los informes de que haitiano-estadounidenses estaban presos, pero no quiso comentar.

Mientras tanto, la embajada de Taiwán en Puerto Príncipe dijo que la policía haitiana arrestó a 11 personas que intentaron irrumpir en la sede diplomática en las primeras horas del jueves. No dio detalles de sus identidades ni el motivo del allanamiento, pero en un comunicado se refirió a los hombres como “mercenarios” y condenó enérgicamente el “asesinato cruel y bárbaro” de Moïse.

Haití es uno de los pocos países del mundo que mantienen relaciones diplomáticas con Taiwán.

En otras partes de Puerto Príncipe, testigos dijeron que una multitud descubrió a dos sospechosos escondidos en los arbustos, y algunas personas los prendieron y algunos los abofetearon. Agentes los subieron a una camioneta hacia una estación de policía. Cuando el vehículo se alejaba, la multitud corría tras ellos gritando: “¡Mataron al presidente! ¡Que nos los entreguen! Los vamos a quemar”.


administrator

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *