Comparte

El Banco Mundial aprobó este viernes un préstamo de US$43.5 millones para ampliar y mejorar el servicio de agua potable y saneamiento en los municipios de Moca y Gaspar Hernández de la provincia Espaillat, República Dominicana, particularmente en las áreas más vulnerables.

“La República Dominicana convirtió al sector del agua en uno de los pilares para reconstruir mejor tras la pandemia de COVID-19”, dijo Alexandria Valerio, representante del Banco Mundial en la República Dominicana.

En un comunicado detalló que el proyecto brindará acceso al servicio de tratamiento de aguas residuales a 90,000 personas y nuevas conexiones cloacales a 47,000 personas, también les permitirá a 105,000 personas acceder a un servicio ininterrumpido y asequible de agua potable, 12,700 de las cuales tendrán una conexión de agua por primera vez.

El Proyecto de Mejoramiento de Agua Potable y Aguas Residuales busca mejorar el acceso y la calidad de los servicios de agua potable y saneamiento en beneficio de los hogares de bajo ingreso, con foco especial en las mujeres y las niñas de los municipios mencionados.

Agregó que el proyecto será dirigido por el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa) y respaldará a la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Moca (Coraamoca) con financiamiento para la construcción de infraestructura, incluida la rehabilitación y ampliación de las redes de agua potable y alcantarillado y plantas de tratamiento de aguas residuales.

Dijo que Coraamoca tiene dificultades para brindar un servicio continúo y de calidad por las pérdidas significativas de agua en los sistemas que gestiona.

El Banco Mundial detalló que estas pérdidas responden a una combinación de fugas en las tuberías, usuarios clandestinos y uso inapropiado para fines agropecuarios, dejando a la mayoría de sus usuarios con un servicio intermitente y de baja calidad.

El proyecto ayudará a Coraamoca a generar confianza entre su base de consumidores mediante una disminución de las pérdidas, mejoras en el servicio y en el cobro y envío de facturas, además de colocar a la empresa en un sendero más sostenible y climáticamente resiliente para una mejor prestación del servicio.

Para ayudar a combatir la pandemia de COVID-19, el proyecto apoyará los esfuerzos para impulsar las prácticas higiénicas como el lavado de manos, a través de diferentes canales de comunicación y programas de alcance comunitario.

También sentará las bases para asegurar la disponibilidad diaria de agua potable y de un servicio centralizado de alcantarillas para los consumidores nuevos y ya existentes.

Mediante este proyecto el Banco Mundial asistirá al Gobierno en la elaboración de un modelo para fortalecer a proveedores pequeños como Coraamoca, al mismo tiempo, apoyará el proceso de reforma y los esfuerzos dirigidos a universalizar el acceso a un servicio de agua potable y saneamiento de calidad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *