Comparte

“Yo ni he sido narcotraficante ni he sido lavador”, justifica Miguel Arturo López, alias Micky quien el pasado año fue señalado de ser el cabecilla de una red de lavado de activos, ante los señalamientos de su vinculación con el diputado Miguel Andrés Gutiérrez Díaz, apresado en Estados Unidos por narcotráfico.

En una llamada vía telefónica al programa El Gobierno de la Tarde, López aseguró que tuvo una relación comercial en el año 2010-2011 con Gutiérrez Díaz, que consistía en comprarle facturas, por un porciento, de una industria de agregados que poseía el legislador y luego cobrarlas a las compañías que adquirían la arena y gravillas.

Indicó que hicieron muchos negocios pero la relación comercial se terminó porque en un momento no se despachó un agregado.

Dijo que, ante el impase, firmaron un pagare notarial, pero cuando le exige el crédito se realizan unas hipotecas judiciales a apartamentos y solares que tenía, a través de inmobiliaria La Hacienda.