Comparte

Algunas personalidades y religiosos han reflexionado sobre la cuarta palabra pronunciada por Jesús en su calvario, las cuales son recogidas en el Sermón de las Siete Palabras, una tradición de la Iglesia católica en Viernes Santo.

A continuación el parecer de la procuradora general de la República, Miriam Germán Brito; Eduardo Estrella, presidente del Senado, y Luisín Mejía, expresidente del Comité Olímpico Dominicano.

Miriam Germán Brito

La procuradora general de la República, lanzó su voz de alarma ante una sociedad que dice, se siente abandonada por los que deben protegerla, y se comportan como fieras sedientas de sangre inocente, y que llenan de balas a una pareja con un amor que florecía.

La doctora Miriam Germán Brito, en análisis de la Cuarta Palabra de Jesús en la cruz, “¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?”, lamentó la gran cantidad de mujeres que mueren cada día asesinadas a manos de sus parejas, lo cual se refleja en periódicos; enfatizando en este tiempo la importancia que tiene la solidaridad entre las mujeres en un contexto de discriminación sexual y violencia patriarcal.

“Porque soy mujer y cada día veo morir asesinadas, sin que los periódicos paren de contar, a mujeres a las que me une un vínculo de sororidad “, proclamó la magistrada.

Cuarta Palabra: “¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?”

Oh Señor, ¿por qué me has abandonado?

Así clamaste al Padre y así te clamo hoy a ti.

Porque nos sentimos abandonados cuando vivimos en una sociedad, en la que las personas valen más por lo que tienen que por lo que son.

Oh Señor, ¿por qué me has abandonado?

Porque la sociedad se siente abandonada cuando los que deben protegerla se comportan como fieras sedientas de sangre inocente, y llenan de balas a una pareja con un amor que florecía.

Oh Señor, ¿por qué me has abandonado?

Porque permites que el alma se llene de soledad y rabia, sin lugar para la ternura, para la compasión por el otro…

Oh Señor, ¿por qué me has abandonado?

Porque soy mujer y cada día veo morir asesinadas, sin que los periódicos paren de contar, a mujeres a las que me une un vínculo de sororidad.

Señor, en medio del dolor clamaste al Padre por haberte sentido abandonado.

Yo te clamo que entiendas el dolor de vivir sin el pan de la esperanza, sin el vínculo de la solidaridad y de la compasión, que no es más que colocarte en el lugar del otro comprendiendo su dolor y apoyándolo.

Oh Señor, ¿por qué me has abandonado?

Porque permites que el desamparo y el hambre sean lo que a diario vivan los humildes. Oh Señor, ¿por qué me has abandonado?

Porque tenemos que vivir en donde se vuelve difícil la esperanza.

Luisín Mejía y la Cuarta Palabra: ¡Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
El ex presidente del Comité Olímpico Dominicano, Luisín Mejía, planteó que la violencia que se expresa en el país, así como los feminicidios y el descuido frente a la actual crisis sanitaria cobran vigencia frente a la expresión de la palabra pronunciada por Jesús en la cruz, “¡Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

Llamó a las autoridades a no desenfocar su atención en las acciones a tomar con relación a la presente crisis sanitaria y no relajarse frente a la dimensión de una epidemia como la que estamos viviendo.

“Cobra vigencia para un ser humano, y ve que la mujer es su posesión y se incrementan los feminicidios, esa violencia de los feminicidos cobra vigencia, con una frase como esa”, dijo puntualmente el veterano dirigente deportivo.

En seguida, refirió que la frase del Cristo cobra vigencia cuando se abandona a los más desposeídos, a los que están sin el techo, los que deambulan por los mares buscando un horizonte, cruzando fronteras, brincando mallas, tomando yolas; eso es una violencia que toma vigencia en una frase como esta.

Cuarta Palabra: ¡Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

Esta es la cuarta palabra, en lo que se refiere al episodio del Sermón de las Siete Palabras, ¡Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Eli Eli Lama Sabachthani, esta es la expresión en arameo, y esta expresión en arameo que es como primero se conoció en esa época, en esos tiempos, pero esto no se trata de una expresión ni del idioma, porque traducido en todos los idiomas del mundo vendría siendo lo mismo, es una expresión de Jesús en un momento fundamental, en un momento céntrico de su pasión y su muerte.

Para muchos, han visto esto, lo pueden ver y lo verán como un reclamo de Jesús a su Dios, pero nada más incierto que este pensamiento, por igual, algunos podrían establecer que fue un abandono de Dios. ¡No! Dios quiso que Jesús hiciera y cumpliera lo que vino a hacer a la tierra porque Cristo cargó con los pecados que había en la tierra, Cristo Jesús cargó con los pecados, y Dios quiso que eso ocurriera, y cargó con el sufrimiento.

No es que a Cristo el padre lo abandonó, no es que se produjo un acontecimiento y lo dejó sólo, eso además de ser interpretación erróneo, es totalmente impensable, que pensemos que a su hijo Cristo lo abandonó de semejante manera, No esa es la forma que hay que ver como éste Jesús cargó con nuestros pecados, y cumplió con ese sufrimiento , y por eso ésta frase, “ Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?, no es solamente la más impactante de las siete, sino que es la frase que más se menciona en más de un evangelio, porque está citada por el evangelista Mateo, está citada por el evangelista Marcos, y es la frase que inicia el Salmo 22, es el sustento del Salmo 22.

La visión de Eduardo Estrella
El presidente del Senado, Eduardo Estrella, planteó que en estos tiempos tan difíciles que atraviesa el mundo y por ende el país urge reorientar la sociedad en el servicio desinteresado hacia los demás.

En su enfoque sobre la palabra, “Dios mío, Dios mío por qué me has abandonado, habló de la importancia de redescubrir qué la vida no sirve sino se utiliza para servir.

“Aprovechemos estos días de recogimiento en esta Semana Santa para ser mejor persona, qué volvamos a ser dominicanos solidarios, respetuosos, alegres y entusiastas y dejemos a un lado toda esa violencia intrafamiliar y exterior para que sigamos siendo un país hospitalario, hermoso y de paz”, concluyó diciendo Eduardo Estrella.

Cuarta Palabra: ¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?

Estas palabras pronunciadas por Jesús en la Cruz es una de las más conocidas de las 7 que pronunció hace más de dos mil años.

Es una plegaria al Cielo qué hacemos los mortales ante cualquier adversidad o problema que se nos pueda presentar y es qué en estos tiempos tan difíciles qué está atravesando el mundo y por ende nuestro país nos urge reorientar nuestras vidas en el servicio desinteresado hacia los demás; Si recordamos las palabras pronunciadas por el Papa Francisco el Domingo de Ramos del pasado año asegurando que DIOS nos salvó sirviéndonos a su propio Hijo y nos sirvió de tal manera que dio su vida por nosotros.


administrator

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *