Comparte

Agencias
Chicago, Estados Unidos

El swing del dominicano Yermín Mercedes en cuenta de 3-0 ante un pitcheo a 47.1 mph del venezolano Willians Astudillo en el noveno inning de la victoria 16-4 de los White Sox el lunes en Target Field se convirtió rápidamente en un tema de conversación en el mundo del béisbol.

Pero si bien dichas discusiones ocurrieron principalmente en las redes sociales y los programas de radio y televisión, el bateador designado de los White Sox y el manager Tony La Russa ofrecieron el martes lo que lucieron como puntos de vista encontrados. Mercedes habló primero vía Zoom y defendió su cañonazo de 429 pies, mientras que reconoció que Astudillo le dijo algo mientras recorría las bases.

“Yo siempre soy Yermín. Por esa razón, estoy aquí ahora mismo”, dijo Mercedes. “Así que no soy Yermín si no lo hago, nadie quiere hablar conmigo, nadie quiere saber lo que necesito hacer o qué estoy haciendo. Seguir trabajando, seguir haciendo eso”.
“Si lo cambio, todo va a cambiar. Todo estaba bien, algunos de mis compañeros hablaron conmigo, que esté relajado, todo estaba bien, todo grandioso…. Estamos bien, estamos bien”.

No para La Russa, sin embargo, que describió el swing de Mercedes en 3-0 con los White Sox arriba por 11 carreras como “un gran error”. La Russa se dio cuenta de que Mercedes iba a hacer swing por la forma en la que estaba parado. El piloto incluso dio varios pasos hacia el terreno gritándole a Mercedes que no hiciera swing.

Mientras Mercedes comenzaba a correr, La Russa dijo que se le quedó mirando molesto a su pupilo.

“Estaba molesto porque ese no es momento para hacer swing en 3-0”, dijo La Russa. “Vi hacia el otro lado, y yo sé que los Mellizos sabían que yo no estaba contento. Joe (McEwing, el coach de tercera base) le había dado la seña de no hacer swing. Yo sencillamente pienso que Yermín estaba metido en su zona. Él y Astudillo, se conocen de diferentes momentos. Estaba centrado y pensando, ‘Tengo que darle, tengo que darle’”.

“Pero con esa ventaja se le pasó la seña (de dejar pasar un pitcheo) en 3-0. Eso sencillamente es deportividad y respeto por el juego y respeto por tu oponente. Cometió un error. Así que habrá una consecuencia con la que tendrá que lidiar aquí dentro de nuestra familia. Pero no va a pasar otra vez porque Joe estará pendiente, y yo también, y saldremos corriendo a pararnos delante del pitcher si tenemos que hacerlo”.

La Russa tampoco estuvo de acuerdo con los comentarios de Mercedes sobre tener que ser Yermín y no cambiar su forma de jugar.

“Escuché que dijo algo así como, ‘Yo juego mi juego’. No, eso no es así”, dijo La Russa. “El juega béisbol de Grandes Ligas, respetar al juego, respetar a tus rivales. Y tiene que respetar las señas. Cuando le dan una seña de no hacer swing, no hace swing. Está jugando hoy (el martes), así que la consecuencia no es sentarlo. Es cuestión de ir aprendiendo con la experiencia”.

“De hecho, me disculpé con los Mellizos. Les mandé un mensaje, diciéndoles que no era aceptable. Y estoy seguro de que no pasará otra vez con Yermín”, añadió La Russa. “Me parece bien que los muchachos celebren, así como un pitcher que nos poncha y celebra. Él quiere ganar. Eso está bien conmigo”.

“Un bateador da un hit y celebra. Pienso que las celebraciones, los dos equipos lo están haciendo, ambas ligas. Mientras sea parte del entretenimiento o de la competición, no más allá de eso. Así es que lo defino. Otras personas pueden verlo de otra manera”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *