Comparte

(CNN) — Los primeros resultados oficiales de las elecciones presidenciales de Perú le dieron una pequeña ventaja a la candidata de derecha Keiko Fujimori, pero las elecciones estaban demasiado reñidas para anunciar un ganador el lunes temprano.

Con el 85,10% de los votos escrutados, Fujimori tenía el 51,01% de los votos, mientras que el candidato de izquierda Pedro Castillo sumaba el 48,98%, según cifras preliminares de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

La participación fue del 77%.

«Estos resultados son los primeros datos oficiales de los colegios electorales más cercanos a los centros de escrutinio, es decir, votos urbanos. Una parte importante de los votos de las zonas rurales y del exterior aún está pendiente de ser contabilizada», dijo Pedro Corvetto, titular de la ONPE.

Corvetto instó a los peruanos a esperar a que lleguen los resultados oficiales de las provincias.

Los resultados están en línea con las encuestas previas a la votación que mostraron una mayor proporción de intenciones de voto entre los votantes urbanos por Fujimori, hija del expresidente peruano Alberto Fujimori. Mientras tanto, Castillo, un maestro de secundaria que nunca ocupó un cargo público, mantuvo un atractivo más fuerte entre los votantes rurales.

En las últimas elecciones presidenciales de 2016, Fujimori perdió ante el expresidente Pedro Pablo Kuczynski con el 49,9% de los votos contra el 50,1% de Kuczynski.

Los votantes peruanos fueron a las urnas en un momento de extrema inestabilidad política. El presidente interino Francisco Sagasti se convirtió en el cuarto presidente del país en menos de cinco años después de que el Congreso votara para quitar al popular expresidente Martín Vizcarra y de que el reemplazo de Vizcarra, Manuel Merino, renunciara.

Los peruanos están más preocupados por cómo se recuperará el país de la pandemia, que ha puesto de manifiesto una desigualdad desenfrenada que persiste a pesar de los aumentos significativos en el producto interno bruto (PIB) y la disminución de las tasas de pobreza promedio en las últimas décadas. Ambos candidatos han propuesto reformas relacionadas con el sector minero clave, pero Fujimori confía en los paquetes de beneficios del Gobierno para atraer votantes, mientras que Castillo ha propuesto cambios estructurales a la economía.

Fujimori ha prometido un gasto masivo para compensar a cada familia peruana que perdió a alguien a causa del covid-19 con 10.000 soles (US$ 2.600), más 10.000 millones de soles (US$ 2.600 millones) en préstamos a pequeñas empresas para ayudar a la recuperación. Sus promesas incluyen entregar agua gratis a las comunidades que no cuentan con las principales redes de suministro y otorgar dos millones de títulos de propiedad.

Mientras tanto, Castillo prometió cancelar importantes proyectos mineros en Conga y Tingo María, reformar el sistema de pensiones, descentralizar las universidades públicas y crear un Ministerio de Ciencia y Tecnología para impulsar la industrialización.

«Vamos a recuperar la riqueza con la renegociación de contratos con grandes empresas, con empresas mineras que se llevan la riqueza del país», dijo. «¿Cómo es posible que en un país tan rico haya tanta miseria, tanta desigualdad y solamente se lucren los grandes, incluso personas que nunca trabajan?».


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *