Por Massiel Bravo. En pleno siglo 21, algunos países y culturas infligen las infidelidades muy duramente y la gravedad de las penas incrementa cuando es una mujer quien comete adulterio.

Marchar desnudas por la calle, la mutilación de alguna parte del cuerpo u obligarlas a cortarse el cabello son algunos de los castigos que reciben las féminas, quienes desde siempre han sido las más oprimidas en la sociedad patriarcal.

Dicha sociedad ha influido tanto en la forma de educar que a veces las mismas mujeres son quienes entienden que realmente merecen estos castigos que atentan contra su integridad física y moral, contra su dignidad, su libertad y a veces contra su propia vida.

Cortarse el cabello

Gran indignación causó en marzo del año 2020 un vídeo de una mujer dominicana que se vio obligada a grabarse confesando haberle sido infiel a su esposo, mientras se cortaba el cabello, tras éste amenazarla con matarla si no lo confesaba públicamente.

La mujer es humillada por su esposo quien, detrás de la cámara, la cuestiona sobre qué le faltó a ella, que él no le dio y que la llevara a serle infiel, mientras la mujer, entre sollozos y acatando el castigo de cortar su cabellera, responde: “A mí nunca me faltó nada, él me lo dio todo”.

“Y si este es el costo para yo demostrarle a él que me arrepiento  en cuerpo y alma, yo lo hago, porque la vida vale más”, expresó la joven.

Caminar desnuda

El mes pasado, una mujer de una tribu en Bengala Occidental, en la India, fue acusada de haberle sido infiel a su esposo, pues esta habría vuelto a la casa de sus esposo tras haberse ido durante seis semanas con su supuesto amante.

Los aldeanos de su tribu y su esposo decidieron organizar un ‘salishi sabha’ –un tribunal- para decidir un castigo para la mujer por incurrir en adulterio.

Luego del juicio le arrancaron la ropa y la obligaron a caminar por todo el pueblo. La víctima huyó y estuvo desaparecida durante días, hasta que fue encontrada por agentes policiales.

El líder local de la ciudad pidió a los organismos de seguridad detener a los involucrados de la humillación.

Decapitar al amante

En el estado de New Hampshire, en los Estados Unidos, una pareja fue acusada de asesinar a un hombre, quien presuntamente sería el amante de la mujer, en venganza por la infidelidad.

Cuando Armando Barrón descubrió que su esposa, identificada como Brittany, le era infiel con otro hombre de nombre Jonathan Amerault, puso en marcha un plan por medio del cual se hizo pasar por su esposa, para citar al amante en un parque.

Cuando Amerault llegó al lugar fue atacado por Barrón, en presencia de Brittany a quien su esposo le había pedido que le disparara.

La esposa se negó y Barrón fue quien disparo tres veces al amante, y después obligó a Brittany a decapitarlo.

Unos cazadores que buscaban acampar en el parque fueron los que descubrieron el cadáver de la víctima.

Manguerazos

En el estado mexicano de Guerrero, una joven fue golpeada por su novio con una manguera como castigo por esta haberle sido infiel y para que confesara el domicilio de su novio.

Su pareja identificada como Fernando, la ató a los hierros de una ventana por lo que la mujer no podía huir, mientras estaba siendo azotada.

En el vídeo se escuchan más personas quienes en lugar de socorrer a la joven, motivan al abusador a seguir golpeándola.

Prenderse en fuego

El esposo de una joven en Brasil decidió terminar su relación luego de que descubriera que ella le fue infiel.

Hace unos días, la chica, aparentemente depresiva, se grabó rociando gasolina en su cuerpo, mientras lloraba, para luego encender un mechero y prenderse fuego.

En las redes circula un video grabado por sus vecinos, donde la joven camina envuelta en llamas por la calle.

Se desconoce el estado de la mujer pero otros medios indican que vecinos y familiar interfirieron para ayudarla y la trasladaron de emergencia a un hospital.

Fuente N Digital


administrator

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *