Comparte

El abogado de Rossy Guzmán solicitó a la jueza rechazar la medida de coerción en su contra solicitada por el Ministerio Público, por alegadamente no existir elementos de pruebas que la involucren en un ilícito penal.

La defensa de esta imputada considera que esta no es autora ni cómplice de los hechos que el Ministerio Público le imputa, y consideró que no existe peligro de fuga, y que tiene arraigo suficiente para no sustraerse del proceso.

Se recuerda que el Ministerio Público solicitó 18 meses como prisión preventiva para la pastora Rossy Guzmán, a cumplirse en Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo Mujeres, y la señala como testaferro del entramado del caso Coral.

Igualmente fue rechazada por la defensa de Tanner Flete Guzmán la medida de coerción en su contra, por considerar que no no existen elementos suficientes que lo hagan autor o cómplice de los hechos que se le imputan.

Más temprano la defensa del coronel Rafael Núñez de Aza, solicitó la libertad pura y simple de su cliente y que si se ha de aplicar una medida de coerción contra este, sea la menos gravosa.

Con relación a las clausuras de sus empresas, solicitaron la apertura de Randa y Ardom Glas, y que ordene al administrador de las mismas que rinda informes mensuales al Ministerio Público mientras dure la investigación.

En tanto que la defensa del joven Alejandro José Cruz Montero, solicitó al tribunal la libertad pura y simple del imputado.

Instó a que le sea impuesta una medida de coerción consistente en una garantía económica por un valor de RD$300 mil pesos, y presentación periódica.

Asimismo el abogado pidió al tribunal la separación de Cruz Montero del proceso, por entender que los hechos que se le imputan a este son aislados de los demás imputados.