Comparte

SANTO DOMINGO.- El director de la Policía Nacional, Edward Sánchez González, admitió que los miembros de la institución violaron todos los protocolos en el retén, donde fueron tiroteados la pareja de esposos evangélicos en Villa Altagracia.

«No hay excusas, es un hecho que no debió ocurrir, nunca estuvo en peligro la vida de los miembros, inicialmente personas desarmadas, iniciar una balacera sin saber quiénes abordaban el vehículo», reveló en El Informe con Alicia Ortega.

Sánchez González aseguró que los datos recogidos de la dotación policial del municipio Bonao arrojó que la denuncia del robo de «una pasola» desencadenó el tiroteto en el que murió la pareja cristiana.

«Se perseguía un vehículo blanco, los datos que inicialmente recolectaron, porque habían personas que fueron a denunciar a la dotación de Bonao, que un vehículo blanco y varios elementos los habían depojado de una pasola», expresó Sánchez.

Sánchez González explicó que cuando se alertó sobre el delito, había otras denuncias de una banda de atracadores que estaban quitando motocicletas en dicha localidad de la provincia Monseñor Nouel.

«Procede el retén, lo que no procede el uso desproporcionar de esa fuerza que se actuó, no había una alerta de una pérdida de una vida o asaltaron un banco o secuestraron una persona por ejemplo, solomamente un retén y verificar», indicó.

En el caso están vinculados el segundo teniente Victorino Navarro, el sargento Domingo Perdomo Reyes, los cabos Norquis Rodríguez Jiménez y Ángel de los Santos, y los rasos Antonio Castro Pérez y Juan Samuel Ogando Solís, quienes formaban parte de la Policía Preventiva.

El grupo de procesados integraba la patrulla policial investigada por provocar la muerte a tiros a Eliza Muñoz Marte, de 32 años de edad, y a su esposo Joel Díaz, así como heridas al joven Claudio Alberto Ramírez Lamais, de 29 años. La pareja fue declarada muerta en un hospital de la zona al que los tres fueron trasladados.

Las víctimas y otras dos personas de la que una resultó herida, se desplazaban a bordo del carro marca Kia, color blanco, impactado por múltiples disparos mientras se desplazaba a la altura del Kilómetro 43, de la autopista Duarte.

La pareja y sus acompañantes retornaban a Santo Domingo, luego de participar en el cierre de una campaña religiosa en una iglesia evangélica del sector Los Ganchos, del municipio Villa Altagracia, provincia San Cristóbal.

Fuente Noticias SIN


administrator

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *