Comparte

El próximo libro sobre -o contra- el presidente escrito por un ex asesor suyo se titula ‘Disloyal’, o sea, ‘Desleal’, que se pone a la venta mañana en Estados Unidos. Su autor es el antiguo ‘fixer’ de Trump.

Nadie ha hecho tanto por promover el sano hábito de la lectura como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. O, si no la lectura, sí al menos la adquisición de libros. Aquí van algunas cifras de los ‘best-sellers’ que ha generado el jefe del Estado y del Gobierno estadounidense. ‘Fuego y Furia’, del periodista Michael Wolff (traducido al español por Península), ha vendido cuatro millones de ejemplares en dos años y medio; ‘Fear’ (‘Miedo’), de Bob Woodward, dos millones en dos años; ‘The Room Where It Happened’ (‘La sala en la que sucedió’), del ex consejero de Seguridad Nacional Michael Bolton, un millón de copias en dos meses y medio. ‘Too Much and Never Enough’ (‘Demasiado y nunca suficiente’) de la sobrina del presidente, Mary Trump, 1,3 millones de ejemplares en una semana.

Para que un libro sobre Trump sea un éxito debe cumplir dos criterios. Uno: que cuente cotilleos de la Casa Blanca o de la familia del presidente y lo ponga de vuelta y media. Porque el primer mandato de Trump ha generado 1.200 títulos, o sea, dos veces y medio el de Obama, pero sólo los volúmenes que cumplen ese requisito han sido ‘best-sellers’. Y dos: que el que lo escriba -o lo filtre- sea un ex alto cargo del Gobierno. Si Trump dijo en agosto de 2016 que “sólo me voy a rodear de la gente mejor y más seria”, sólo cabe esperar que, cuando deje la Casa Blanca -en 2021 o en 2025- no se dedique el mundo de los cazatalentos.

El próximo libro sobre -o contra- Trump escrito por un ex asesor suyo se titula ‘Disloyal’, o sea, ‘Desleal’, que se pone a la venta mañana en Estados Unidos. La editorial, Skyhorse, ya ha impreso 600.000 ejemplares. El autor es Michael Cohen, el antiguo ‘fixer’ de Trump cuando el ahora presidente se dedicaba a la empresa privada y, también, durante su campaña electoral.

Un ‘fixer’ es, literalmente, un ‘hombre para todo’. Y, también, un ‘conseguidor’. O, como le dice el coronel Kurtz (Marlon Brando) al capitán Benjamin Willard en la película de Francis Ford Coppola ‘Apocalypse Now’, “un chico de los recados al que los tenderos mandan a cobrar las facturas”. Así es como Cohen fue condenado en 2019 a tres años de cárcel por mentir bajo juramente al Congreso -para proteger a Trump-, falsedad documental y fraude fiscal. Desde febrero cumple condena en arresto domiciliario por el coronavirus, aunque regresó a la cárcel durante dos semanas en julio. Cohen recurrió esa decisión, alegando que se trataba de una venganza del Departamento de Justicia por haber escrito el libro contra Trump, y el juez decretó su inmediato regreso a su domicilio.

En relación a la bibliografía de el presidente, ‘Disloyal’ tiene la ventaja de que describe cómo era Trump antes de mudarse a la Casa Blanca. Pero, por lo que ha filtrado Skyhorse a la prensa, hay pocas revelaciones nuevas. Y mucho morbo: visitas a clubs de striptease con shows de ‘lluvia amarilla’ (una vez más), en compañía de multimillonarios rusos cercanos a Vladimir Putin; elogios del presidente de “el culo tan increíble que tiene” su hija Ivanka cuando ésta tenía 15 años; y racismo contra los inmigrantes hispanoamericanos y los negros resumido en frases como “dime un país que esté gobernado por negros y no esté hecho una mierda” y “los latinos son, igual que los negros, demasiado imbéciles para votar por Trump”.

El libro también explica cómo Cohen pagó 130.000 dólares (110.000 euros) a la actriz pornográfica Stormy Daniels para que no divulgara una relación sexual que había tenido con ella justo cuando acababa de ser padre de su hijo, Barron, con su tercera esposa, Melania.

Según Cohen, el presidente desprecia al Premio Nobel de la Paz Nelson Mandela, que acabó con el sistema de discriminación hacia las personas que no eran blancas en Sudáfrica en 1992. Cuando Mandela falleció, en 2013, Trump dijo que no consideraba al ex presidente sudafricano un verdadero líder. “Mandela jodió el país” -dijo Trump, según el relato de Cohen. “Lo dejó hecho una mierda”. La obsesión de Trump llegó al extremo de grabar un vídeo con un falso doble de Obama en el que le despedía de su trabajo.

La cinta fue enviada al Partido Republicano para que la proyectara en la Convención de 2012 en la que Mitt Romney fue elegido candidato. Los responsables del acto, finalmente, decidieron no mostrara, y optaron en su lugar por un no menos surrealista -aunque más presentable- monólogo del que el actor y director de cine Clint Eastwood hablando con una silla vacía.

Uno de los aspectos más curiosos de las memorias de Cohen es que el autor va a beneficiarse económicamente de él, por medio de los derechos de autor y de las entrevistas, conferencias u otros actos públicos vinculados al libro, a pesar de que en la obra el ex ‘consigliere’ de Trump describe diferentes delitos y, posiblemente, da información que puede ser útil para que otros los cometan. En otras palabras, ‘Disloyal’ puede ser una especie de manual del defraudador.

La clave, según expertos legales consultados por la agencia de noticias Associated Press, es que el libro describe delitos cometidos para beneficiar a otra persona, Donald Trump, y que, además, no tienen damnificado claro, salvo el contribuyente, que aparentemente es una entidad abstracta que sólo sirve para pagar, no para cobrar. Si, como decía el eslogan, “Hacienda somos todos”, en este caso cabría añadir “somos todos y ninguno”.

Fuente: elmundo.es

https://web.facebook.com/estrellasyredesla

https://www.instagram.com/estrellasyredes/

https://www.youtube.com/channel/UCpDfOwlbe2JJln3EccUpPLw/featured