Comparte

El exsecretario de Defensa mexicano Salvador Cienfuegos, quien fuera responsable máximo del ejército durante el gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), fue detenido este jueves en Estados Unidos.

Aunque no se han dado a conocer los cargos que se le imputan, fuentes del gobierno mexicano confirmaron a la BBC que el arresto del militar de 72 años tuvo lugar a petición de la Agencia de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, confirmó que el militar fue detenido en el aeropuerto de Los Ángeles y aseguró que se le ofrecerá asistencia consular en EE.UU.

Cienfuegos, que fue trasladado al Centro de Detención Metropolitano de Seguridad Administrativa de Los Ángeles, fue arrestado cuando ingresaba al país junto a su familia, aunque esta ya fue puesta en libertad.

El gobierno de México confirmó que el caso está siendo llevado por la misma Corte federal de Nueva York en la que se juzga por presuntos vínculos con el narcotráfico al exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, y en la que también se llevó el proceso judicial contra el exlíder del cartel de Sinaloa, Joaquín “el Chapo” Guzmán.

La noticia provocó una gran sorpresa y revuelo en México, donde no se conocía información pública que apuntara a que Cienfuegos estuviera siendo investigado.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, confirmó este viernes que no existe en el país ninguna investigación en contra del militar relacionada con narcotráfico, y que solo fue hace 15 días que la embajadora de México en EE.UU. le informó de la pesquisa en aquel país, “pero no había nada oficial”, dijo.

“Es un hecho muy lamentable que un exsecretario de la Defensa sea detenido (…). Esto es una muestra inequívoca de la descomposición del régimen, de cómo se fue degradando la función pública, la función gubernamental en el país durante el período neoliberal”, afirmó.

Adelantó que, como en el caso de García Luna, todos aquellos que resulten involucrados en la investigación de Cienfuegos y que están trabajando para el gobierno serán retirados de sus puestos. “No vamos a encubrir a nadie, ya pasó ese tiempo”.

Sin embargo, mostró toda su confianza en el actual secretario de Defensa, Luis Cresencio Sandoval, así como en el secretario de Marina, José Rafael Ojeda. Según López Obrador, “los dos se caracterizan por ser incorruptibles”.

Considerado uno de los miembros más influyentes del ejército, Salvador Cienfuegos es el militar mexicano de más alto rango detenido hasta la fecha.

Entre otros cargos, se desempeñó como Oficial Mayor de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena), inspector y controlador general del Ejército y la Fuerza Aérea, así como subjefe de Doctrina Militar del Estado Mayor de la Defensa Nacional.

Fuente: bbc.com