Comparte

Del 2015 al 2020 el mayor general del Ejército Adán Cáceres Silvestre movió más de 52 millones de pesos en efectivo, siendo el año electoral, es decir en el 2016, año en que se reeligió el expresidente Danilo Medina, en el que el principal imputado en el caso Coral movió más dinero, según el expediente acusatorio del Ministerio Público contra el alto mando militar.

Según se registra en el Sistema de Información Financiera, Cáceres Silvestre realizó 19 Reportes de Transacciones en Efectivo, ascendiendo a unos 52,212,872 pesos.

“De manera específica, en el año 2016 (año electoral) fue que movilizó más recursos y en los años subsiguientes (2017, 2018 y 2020) se verifica una baja en sus movimientos”, dice el expediente del órgano persecutor.

Al Ministerio Público le llama la atención, según dice el expediente, que en el 2019 tuvo una operatividad nula, esto se infiere, ya que no registra reportes en el Sistema de Información Financiera (SIF), lo que evidenció una irregularidad operacional.

Se recuerda que en el 2016, el expresidente Danilo Medina, jefe directo de Cáceres desde el 2004 cuando era ministro de la Presidencia, se reeligió con más del 62% para un periódo de 4 años más, con múltiples acusaciones por parte de la oposición por el supuesto uso excesivo de los recursos del Estado.

Ayer, el Ministerio Público solicitó un año de prisión preventiva contra los cinco detenidos en la operación Coral, entre ellos el mayor general del Ejército Adán Cáceres Silvestre, ex jefe de Seguridad del expresidente Danilo Medina.

El órgano persecutor solicitó que se declare el caso complejo y presentó un expediente con «más de 200 páginas» de pruebas, según dijo a periodistas la fiscal Mirna Ortiz, coordinadora de Litigación de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca).

Ortiz dijo que llevan «meses» recabando las pruebas, con el objetivo de presentar un caso con «contundencia» suficiente para que el tribunal de la instrucción conceda la prisión preventiva.

La fiscal no descartó la posibilidad de que en el transcurso de las investigaciones se demuestre que más personas estaban vinculadas a la supuesta corrupción.

La operación Coral llevó el pasado sábado a la detención del general Cáceres Silvestre, la pastora Rossy Guzmán, su hijo Tanner Antonio Flete, y el coronel Rafael Núñez de Aza y el teniente coronel Raúl Alejandro Girón Jiménez.

Al grupo se le imputa los delitos de asociación de malhechores, estafa contra el Estado dominicano, coalición de funcionarios, falsificación de documentos públicos, lavado de activos provenientes de actos de corrupción y porte y tenencia ilegal de armas de fuego.

La Fiscalía aseguró en un comunicado que en los allanamientos, fueron incautados «bienes millonarios» a los imputados, quienes están detenidos en el Centro de Atención y Privación de Libertad Ciudad Nueva.

Como parte de la operación Coral, el Ministerio Público realizó el sábado un total de 27 allanamientos en el Distrito Nacional y las provincias Santo Domingo, San Pedro de Macorís, Monte Plata y Samaná.

En los últimos meses, la pastora Rossy Guzmán fue interrogada tres veces por la Fiscalía en relación a una serie de propiedades y empresas que posee.


administrator

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *