Comparte

Santo Domingo.- El presidente Luís Abinader anunció este domingo que la presa de Monte Grande estará lista el 16 de agosto del año próximo 2022 y la de Guayubín, dentro de 24 meses.

El mandatario hizo sendos anuncios en visitas hechas en el sector El Pastor, de Guayubín, donde se construye la presa del mismo nombre y en La Mina, de Azua, donde está siendo construida la presa de Monte Grande.

En el caso de Guayubín, el presidente Abinader dijo que la obra estaba detenida porque se inició su construcción sin contar con un estudio ambiental.

Dijo, sin embargo, que su gobierno «respetuoso de la ley y la institucionalidad resolverá ese problema».

Esta obra es construida por la Empresa de Generación Hidroeléctrica Dominicana (EGEHID) y tendrá una inversión de 40 millones de dólares.

Por su parte la presa de Monte Grande, que tiene un 51 por ciento de construcción, el consorcio brasileño Andrade Gutiérrez y su socio dominicano Servinca, se comprometieron con el Gobierno en tenerla lista para agosto del año próximo.

Presa de Guayubín

El jefe del Estado aseguró que se protegerán los recursos naturales en el entorno del proyecto hidroeléctrico, el cual está destinado a generar 8 mil kilovatios de energía e irrigar unas 98 mil tareas bajo cultivo.

Abinader dijo que debido a las reformulaciones que se harán en materia de recursos naturales y el compromiso del estado de resarcir a las familias afectadas en el área de construcción de la obra, el costo de la misma requerirá de nuevas inversiones.

En principio esta hidroeléctrica fue concebida para una inversión de 2,141 millones de pesos.

Sistemas de acueducto y agua potable

También aseguró que el Gobierno construirá los sistemas de acueducto y agua potable que requieran los municipios que sean impactados por el desvío de las aguas que incluirán la hidroeléctrica de Guayubín.

El jefe del Estado se reunió con el administrador general de la EGEHID, Rafael Salazar, donde también participaron autoridades locales, entre ellas la gobernadora provincial, el senador Antonio Marte de Santiago Rodríguez, y el síndico, donde recibió detalles sobre la obra.

El mandatario contacto vía telefónica al ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Orlando Jorge Mera para instruirles sobre la necesidad de agilizar el tema de impacto ambiental para poner en marcha el reinicio de dicha obra hidroeléctrica.

Al término de su jornada en el campamento de la empresa constructora, Abinader se dirigió hacia un grupo de comunitarios que querían saludarlo y solicitarle obras para su municipio, a quienes les prometió que los visitara oportunamente.

Beneficios del proyecto presa Monte Grande

“Esta es una idea de décadas para toda la región sur, especialmente en términos de regar muchas nuevas tareas para producción agrícola, contener las inundaciones y convertirla en la fuente de agua para muchas comunidades del sur, incluyendo Barahona”, expresó el mandatario.

El presidente reiteró que asume el compromiso de dar término a esta obra. “Nos comprometemos a que esta presa, después de más de once años, en un año y tres meses, podamos terminar su construcción”, significó Abinader.

La obra, que es supervisada por el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI), está ubicada sobre el río Yaque del Sur. Se trata de una infraestructura pública que acoge un importante y necesario complejo de obras hidráulicas que aportará al desarrollo de la región suroeste del país y su gente.

El jefe de Gobierno estuvo acompañado por Olmedo Caba, director del INDRHI, quien ofreció todos los detalles técnicos.

Así mismo, el gobernante visitó el proyecto habitacional Monte Grande, que beneficiará a 394 familias que sufrían los efectos de las constantes inundaciones en la zona.

La puesta en funcionamiento de la presa de Monte Grande, tendrá un impacto significativo en el desarrollo de la región y la calidad de vida de sus habitantes. Se elevará la producción agrícola, con la irrigación de 18 mil nuevas hectáreas y se mejorarán 25 mil existentes.

Además, se lograrán controlar las inundaciones en la zona y con ello, la vulnerabilidad de tantas familias en sus alrededores.

La presa garantizará suministro de agua a 400 mil personas y elevará la calidad de la producción agrícola de la zona.

Durante el recorrido, estuvieron junto al mandatario, Lisandro Macarrulla, ministro de la Presidencia; Orlando Jorge Mera, ministro de Medio Ambiente, e Igor Rodríguez, vice ministro administrativo de la Presidencia.

También, Hostos Rizik, director del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), entidad que ha asumido el financiamiento del proyecto y representantes del consorcio contratista Andrade Gutiérrez y Servinca.


administrator

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *